Tras agradecer la concreción del acueducto ganadero Bowen-Canalejas, una de las obras de infraestructura de mayor envergadura en los últimos años, el presidente de la Específica de Ganadería de la Cámara de comercio de General Alvear, Andrés Vavryk, retomó un viejo pedido del sector en el marco del acto ganadero del viernes.

La necesidad de mantenimiento que se ha visto postergado durante décadas y la imposibilidad de los productores en muchos casos de mover la hacienda hacia los centros de remate es una constante que se ha mantenido durante al menos 40 años.

La sequía prolongada que afecta a la región es otra variante que sólo logra complicar el panorama, ante lo cual el dirigente ruralista enfocó gran parte del eje de su discurso en tal pedido ante las autoridades provinciales.

A su turno, el Director provincial de Ganadería, Ramiro Zaragoza, planteó la necesidad del trabajo conjunto para resolverlo, involucrando a los propios ganaderos a realizar aportes concretos para colaborar con las tareas de Dirección Vialidad Provincial.

A modo de ejemplo citó las tareas que se vienen realizando desde hace tiempo con un grupo de productores de Ovejería, quienes se hicieron cargo de la máquina y el costo del operador, en tanto que el Estado hizo lo propio con el ripio y el combustible.

“Es una invitación a la participación público/privada” destacó el funcionario.

Merecido homenaje

Al término del acto inaugural del tradicional remate feria y previo a habilitar la recorrida por los corrales, se vivieron emotivos momentos cuando se descubrió una placa recordatoria de la figura del recientemente fallecido Arturo “El Negro” Anaya, unos de los visionarios iniciadores de la Fiesta de la Ganadería.

Allí mismo se impuso su nombre al sector en presencia de su familia y muchos amigos que lo recordaron con profunda emoción.